jueves, 12 de marzo de 2015



PIEZA DEL MES DE ABRIL 2014
MUSEO AROCENA, Torreón, Cohauila (México)




Enfriaderas de botellas (par). Sheffield (Inglaterra), 1839-40. Henry Wilkinson & Co. Plata. 23,5 x 19 x 26 cm. Fundación E. Arocena. Inventario 2434. Comedor de la Casa Histórica Arocena.


FICHA COMENTADA

Según las marcas oficiales de contrastía que presentan las piezas en el borde exterior del pie, esta pareja de enfriaderas fue realizada en la ciudad inglesa de Sheffield en 1839-40 por la firma de Henry Wilkinson & Co. La identificación de las marcas es la siguiente, según el orden en el que aparecen estampadas:



            1) Marca personal del platero, con la inicial de su nombre y apellido y el signo ampersand seguido de la abreviatura de “company”, en dos líneas y dentro de un contorno de cartela.
            2) Marca de ley, con la figura de un león pasante a la izquierda, dentro de un contorno apaisado irregular. Indica la ley mínima de pureza de la plata sterling (925/ooo).
            3) Marca de impuesto, con el perfil a la derecha de la reina Victoria I, como monarca reinante, dentro de contorno oval. Alude a la tasa obligatoria pagada por los plateros sobre el metal precioso invertido en sus obras.
            4) Marca de localidad-cronológica, con la letra t minúscula seguida de una corona imperial, dentro de contorno rectangular con los ángulos achaflanados. La letra alude al periodo anual dentro del que están realizadas las piezas, válida de junio/julio de 1839 a los mismos meses de 1840. La corona es el emblema de la ciudad de Sheffield.


A la vanguardia del desarrollo industrial, las ciudades de Birmingham y Sheffield se habían convertido ya durante la segunda mitad del siglo XVIII en centros destacados de la producción de platería. Hasta el punto de obtener autorización en 1773 para abrir una oficina de marcaje propia, evitando así tener que llevar a contrastar sus piezas a la ciudad de Londres.

Henry Wilkinson fue uno de los artífices que prosperó dentro de este ámbito. Nacido hacia 1787, se formó como platero en la empresa de John y Thomas Settle, de la que acabaría siendo primero socio (Settle & Wilkinson; 1829-30), y más tarde propietario (Henry Wilkinson & Co.), a partir de 1831, pues en 24 de septiembre de este año registró la primera variante de su marca personal. La firma se convirtió en 1872 en una sociedad limitada (Henry Wilkinson & Co. Ltd.), que fue liquidada en 1892 y adquirida por Walker & Hall.

La sede de su empresa estuvo en Sheffield, en Norkfolk Street. Pero a partir de la década de 1850 comenzó a distribuir sus productos también en Londres, a través de un agente llamado James Price. En 1857 abrió tienda propia en 4 Bolt Court de Fleet Street, trasladándose más tarde a Ely House, en 13 Charterhouse Street, Holborn Circus. Su empresa fabricó indistintamente –como otras de la época– objetos en plata de ley, en plate (cobre chapado en plata), y fue también la segunda empresa de la ciudad de Sheffield que recibió licencia en 1843 para utilizar el nuevo sistema de electroplating (plateado electrolítico). La firma estuvo presente también en la London Great Exhibition de 1851, donde de acuerdo a las reseñas publicadas presentó con éxito una cuidada selección de objetos, algunos de los cuales aparecen ilustrados en el catálogo oficial de este evento. Actualmente se registran diversos objetos fabricados por la firma dentro del mercado de antigüedades, lo que es buena muestra de su alto nivel de producción. A través de ellos puede comprobarse su capacidad para desenvolverse en diferentes estilos y tipos de piezas. En el Metropolitan Museum of Art de Nueva York se conserva una salva de 1834-35 (nº 38-21-20).



      CENTRO DE MESA Y ESCRIBANÍA presentados por Wilkinson & Co.
en la London Great Exhibition de 1851 




     






      
 SALVA (Plata; 6,4 x 62,2 cm). Sheffield, 1834-35. Henry Wilkinson & Co. (The Metropolitan Museum of Art, Nueva York)















JARRO DE CRISTIANAR. Sheffield, 1837-38. Wilkinson & Co. (Colección particular)











Respecto a la pareja de enfriaderas de la colección Arocena, sus características responden a modelos inspirados en el Rococó del siglo XVIII, uno de los estilos artísticos favoritos de la corriente historicista que llenó buena parte de la centuria siguiente. Su cita fue recurrente especialmente en el caso de la platería británica, a juzgar por el número de ejemplares conservados que no sólo reinterpretan con más o menos arbitrariedad el estilo original, sino que al contrario imitan con fidelidad modelos y ornamentación. La salva de Wilkinson ya citada que se conserva en el museo neoyorkino pertenece a este último grupo; las enfriaderas de la colección Arocena al primero.

En la forma de copa con pie escalonado y cuello cilíndrico que adopta su recipiente subyace el prototipo del jarrón a la clásica, distinguiéndose así de las enfriaderas para botella del siglo XVIII, cuyo recipiente más profundo asentado directamente sobre un pie bajo parecía derivar de los cubos que, por ejemplo en España, se habían utilizado  durante la centuria anterior para refrescar la bebida. Por otra parte, el cerco desmontable que reduce el contorno de la boca al tamaño justo para poder extraer la botella, es un añadido introducido por los modelos del siglo XIX para este tipo de pieza. En cambio, a imitación de los diseños rococó, los perfiles de la estructura de estas enfriaderas se hacen sinuosos, el pie incorpora estrías que alteran con suaves resaltos el contorno de su zócalo y la decoración repujada cubre buena parte de su superficie con una abigarrada composición de motivos abstractos (tornapuntas, formas aveneradas) y vegetales (ramajes y flores). Esta ornamentación es muy semejante a la que aparece en un jarro de cristianar realizado también por Wilkinson & Co. en 1837-38 (Colección particular).




Las asas en forma de concha se inspiran particularmente en modelos de la platería inglesa del mismo periodo. También se adapta al mismo estilo dieciochesco la cartela de silueta acorazonada rodeada de tornapuntas asimétricas que contiene el escudo grabado del propietario original, cuya identidad se desconoce. 


















    
Respecto al tipo de pieza, las enfriaderas para botella aparecieron en la platería europea a finales del siglo XVII, seguramente por iniciativa francesa, aunque su adopción debió difundirse rápidamente a otros centros. Inglaterra en particular fue uno de los territorios que adoptó su uso de forma casi inmediata, gracias seguramente a la significativa influencia de los plateros hugonotes que se habían establecido allí tras la revocación del edicto de Nantes en 1685. De hecho, los ejemplares más antiguos conservados de este tipo de enfriaderas están realizados en Londres a comienzos del siglo XVIII, como por ejemplo la pareja realizada por Philip Rollos hacia 1710-15 (National Trust, Ickworth, Suffolk). De acuerdo al protocolo en la mesa cortesana anterior a nuestra época, este tipo de enfriaderas estaban destinadas al bufete o aparador de servicio, junto al resto de objetos con los que los criados asistirían oportunamente a los comensales durante el desarrollo del banquete.


ENFRIADERAS DE BOTELLAS. Londres, ca. 1710-15. Philip Rollos
(National Trust, Ickworth, Suffolk)


La generalización de su uso no significó, sin embargo, la desaparición de las enfriaderas de gran formato que las habían precedido, pues éstas siguieron siendo útiles en el caso de banquetes con un número elevado de comensales. Las más antiguas de este tipo son del siglo XV, si bien sólo las conocemos a través de su representación en la pintura contemporánea. La costumbre de enfriar la bebida parece datar también de esa época, utilizando nieve traída de las montañas en primavera que se depositaba en neveros artificiales, construidos generalmente extramuros de la ciudad, donde se conglomeraba para formar hielo y mantener el abastecimiento durante todo el año. El tamaño considerable de este tipo de enfriaderas permitía enfriar jarros, botellas y cantimploras de gran capacidad, por lo que al principio solían situarse en el suelo. Más tarde, probablemente ya a partir del siglo XVII, se les harían a juego mesas o soportes para sostenerlas, y aparecerían también cisternas de madera guarnecidas en metal para prestar este mismo servicio. Realizadas en cobre, bronce, cerámica o madera, las primeras de plata que se han conservado datan de finales del siglo XVII. De nuevo el ejemplar más antiguo que ha sobrevivido es una pieza londinense, realizada en 1698-99 por Ralph Leake (Victoria & Albert Museum, Londres; nº M.30-1965).

Además, en las comidas informales, se usaron también con frecuencia desde el siglo XVIII mesas auxiliares provistas de cubetas para enfriar la bebida.


Margarita Pérez Grande
Licenciada en Geografía e Historia
Especialista en Historia de la Platería y de la Joyería






 ILUSTRACIONES DE APOYO


El banquete de Didon (Italia, ca. 1460. Taller de Apollonio di Giovanni)
Landesmuseum, Hannover








Banquete del rey Salomón y sus esposas, en M. Wohlgemuth y A. Koberger, Schatzbehalter (Nuremberg, 1491). The Metropolitan Museum of Art, Nueva York


























La familia Faesch de Basilea en la mesa -detalle- (Suiza, 1559. Hans Hug Kluber)Kunstmuseum, Basilea


 ENFRIADERA (Plata; 21 x 60,9 cm). Londres, 1698-99. Ralph Leake
(Victoria & Albert Museum, Londres)







ENFRIADERA (Caoba; 69,8 x 81,3 x 62,2 cm). Inglaterra, ca. 1770/80 (The Metropolitan Museum of Art, Nueva York; nº 24.103.2)














CISTERNA ENFRIADERA (Caoba, latón, bronce dorado; 58,4 x 67,3 x 52,7 cm). Inglaterra, ca. 1760 (The Metropolitan Museum of Art, Nueva York; nº 65.155.38)









Almuerzo con ostras -detalle- (1734, Jean-François de Troy). Museo Condé, Chantilly










MESA AUXILIAR CON DEPÓSITOS PARA ENFRIAR BOTELLAS (Roble, caoba, mármol blanco, bronce dorado, tela pintada; 76 x 54 x 48 cm). Francia, ca. 1775 (Museo de Artes Decorativas, París)














BIBLIOGRAFÍA

CULME, J. Nineteenth Century Silver, Country Life Books. Londres, 1977.

ENNÈS, P.; MABILLE, G.; THIÉBAUT, P. Histoire de la table. Les arts de la table des origines à nos joursFlammarion. París, 1994.

GLANVILLE, P. Silver in England. Holmes & Meir-Unwin Hyman. Nueva York-Londres-Sidney, 1987.

JACKSON, C.J. English Goldsmiths and their marks, Dover Publications, Inc. Nueva York, 1964.

OMAN, C. English Domestic Silver. Adam & Charles Black. Londres, 1959.

SCHRODER, T. English Domestic Silver (1500-1900). Penguin Books-The national Trust. Londres, 1988.

VV. AA. Versailles et les tables royales en Europe (XVIIe-XIXe siècle), catálogo de la exposición en el Museo Nacional de los palacios de Versalles y del Trianon. Réunion des Musées Nationaux. París, 1993.



[Esta es la versión completa original. En la web del Museo de Arocena se ha publicado el texto completo y una selección de imágenes]:

http://www.museoarocena.com/abril-2014-enfriaderas-de-botellas-2/ y hoja de sala: http://www.museoarocena.com/wp-content/uploads/2014/04/Pieza-del-Mes-Abril-2014.pdf)


Publicar un comentario